lunes, 9 de marzo de 2009

Siempre robando, vikingos, siempre robando

Real Madrid ¿1? - Atleti 1 (de 5 clarísimas)

No daba crédito a lo que veía en la televisión de pago de mi cuñado el sestaotarra. Camacho de titular en el centro del campo. Estaba nervioso y solo, muy solo. Más que nada porque a esa misma hora se televisaba en abierto el Barça - Atlhetic (final de copa anticipada) y en las dos márgenes de Bilbao y alrededores se ha desatado la fiebre de los leones. Total, que ni de coña iba a encontrar un garito que pagase para ver el Madrid - Atleti. Solución: a casa del cuñado para sufrir en soledad, comiéndome las uñas y dando botes y gritos cada vez que fallábamos una de las cinco clamorosas ocasiones que tuvimos a huevo. Una lástima.

Sin kun-tería
Agüero estuvo falto de puntería y el magnífico portero de la selección que tiene la desgracia de jugar en el Madrid demostró que es el mejor del mundo. Se hizo dos paradones a sendos mano a mano con nuestro genial argentino. Esta vez Casillas le ganó la partida al yerno de Maradona, aunque en el contrataque del gol Agüero (y todo el equipo) estubo soberbio al primer toque para ponérsela a un Cachavacha que se ha encontrado de nuevo con el camino de la portería en un derroche asombroso de podería físico, de defensa, de presión, de colocación, de carrera, de lucha, de brega y de definición. Partidazo del uruguayo.

Atraco en el Bernabéu
Siempre robando, vikingos, siempre robando... y lo peor es que ya nos hemos acostumbrado. De modo que no es excusa (aunque su gol fuese en un escandaloso fuera de juego), y mucho menos cuando hemos tenido tantas ocasiones: el Kun sólo ante Casillas sin poder batirle, el Kun otra vez que tira el balón entre el poste y Forlán, sin meter gol y sin llegar al pie del uruguayo; Forlán que fusila un balón y casi tira la portería cuando éste pega en el poste, Sinama que se llena de balón y ve tanta portería vacía que se recrea y ajusta al palo... por fuera... un rosario de ocasiones, de buenos contrataques, de fútbol control en el centro del campo con Camacho cumplidor, con la defensa más centradita que en otras ocasiones, con Maxi saliendo del campo sin aspavientos raros y con Maniche que no acabó de entrar en juego y también tuvo su ocasión para haber puesto justicia en un encuentro en el que, como viene siendo habitual en las últimas visitas al feudo blanco, el Atleti pone el fútbol y la alegría para que el Madrid se lleve un puntito con tristeza, la ayuda del árbitro y los pitos de su numerosa e infiel afición.

Europa entre los dedos
El martes veremos si somos capaces de remontar en Oporto. Espero, confío y deseo que nuestro equipo nos sorprenda con uno de esos partidos como el que vimos el sábado, pero con más éxito en el resultado final.
Por de pronto, tras el robo-empate en el Cuernabéu y tras las victorias de Depor y Málaga, estamos los séptimos, fuera de Europa, con vistas a la Intertoto... pero con un equipo que da muestras de recuperación, superando la peor parte del calendario con un aprobado y a la espera de medirnos a un rival directo como el Villarreal al que tenemos que doblegar el fin de semana en el Calderón.

Vamos, Atleti, vamos.

2 comentarios:

pablo dijo...

Me quedo con la última frase, "Vamos, Atleti, vamos". No hay que pararse a lamentarse y quedarse con el buen partido que hicimos. Si se sigue así se eliminará al Oporto y se escalarán posiciones. Espero que no sea un espejismo y sí el comienzo de una remontada hacia arriba.

Un saludo.

yui dijo...

Hi! I'm behind you.
Good luck!