lunes, 6 de abril de 2009

Paquete de equipo

Atleti 2 - Osasuna 4

"Les he dicho a los jugadores que se olviden de Mallorca". Estas eran las palabras de Abel antes del vergonzoso espectáculo de ayer en una tarde soleada con la grada llena de niños y yo con mi codo roto, escayolado, sin opciones de aplaudir (no hubo ocasión para ello a excepción del último gol del 19 iraní de los de Pamplona que se regateo a nuestros centrales hasta que se aburrió antes de poner con suavidad el cuarto en nuestra red).

El partido
En los primeros cinco minutos todos vimos que algo no iba bien: Pernía y Ufjalusi se dan un cabezazo, le anulan un gol a Osasuna y rematan de cabeza a la cruceta. Esto en los primeros cinco minutos. Luego vendría el festival de despropósitos. Pernía que da una de cal y dos de arena, Asunçao y Raúl García escondidos, Sinama de teórico interior izquierdo marcando al Kun, Simao queriéndolo hacer todo ante la pasividad del resto... Y la pregunta es de cajón: ¿Para qué coño cambiamos de entrenador si todo sigue igual? ¿No tiene Abel cojones para dejar fuera a sinvergüenzas contrastados como Seirtaridis? ¿No puede subir al primer equipo a algunos de los canteranos y juveniles que despuntan en las selecciones inferiores? ¿Vamos a seguir jugando sin laterales?

Los cánticos
Ayer fallamos en el pronóstico. Durante todo el partido no se escuchó ni una sola vez el clásico "Todos a una, puta Osasuna". Vaya desde aquí mi felicitación al Frente y a las Peñas. No sé si fue por sensibilidad con los cientos de niños que llenaban la grada o porque realmente vimos que fueron muy superiores a nosotros. Una sombra de Atleti.
Los cánticos más coreados, amén del himno y los clásicos para animar a los nuestros, fueron: "Jugadores mercenarios", "Esta camiseta no la merecéis", "Hasta los huevos, estamos hasta los huevos" y "Cerezo, cabrón, fuera del Calderón".

Conclusión
Otro partido para olvidar (Abel, toma nota). Los resultados de la jornada nos dejan a la misma distancia de la Champions que antes, a cinco puntos. Que los de arriba se tienen que enfrentar entre ellos. Que Abel no ha aportado nada más que lo que querían los prescritos, una cortina de humo para que no se hable de ellos; que no tenemos un proyecto ni un estilo definido; que Pitarch se debe pirar; que el próximo entrenador sea manager general y responsable de fichar; que los Prescritos vendan el club y que empecemos pronto a ganar títulos.

Ayer, tras el partido, muchos niños querían ser de Osasuna. Yo quiero ser del Atleti aunque haya quien se empeñe en que desista.

Somos nosotros, Atleti, somos nosotros...

3 comentarios:

miguel diaz dijo...

Creo que el último párrafo explica la llegada de Abel. Abel, gran atlético él, también es conocido por ser amiguete y de la cuerda de los prescritos cooperadores necesarios. No se trata de formar un equipo, sino de pasear el ganado en la feria de muestras para su venta. un abrazo. miguel

Borja Corchado dijo...

Abel no ha cambiado nada. Su llegada tuvo como objetivo frenar las críticas de la afición al palco. Cerezo y Gil Marín han conseguido salir indemnes por enésima vez, cuando son los principales y únicos responsables del desastre en el que se ha convertido este club.

Saludos

Hamaker dijo...

No podemos aguantas mas , siempre es la misma historia ahi que ir de una vez por todas a por los verdaderos culpables, y contra el numancia tenemos que emepezar. A por ellos!

Pd: Te propongo un intercambio de links!

www.justiciaatletica.blogspot.com