lunes, 1 de marzo de 2010

Un cólico era poco

Atleti 4 - Valencia 1

Llevo una semana de auténtica locura. Mi hija no acaba de superar los cólicos del lactante, ni con anisetes ni con la homeopatía del Colikind ni con masajes... para colmo estoy con los últimos guiones antes de viajar a Bolivia el 4 de marzo. A todo esto se une que he tenido que cambiar de ordenador y que ando mirando un coche donde quepan todos los trastos de mi nueva vida. En fin... un estrés que sólo se ve paliado por las victorias del Atleti. Por el pase (ahora sí) a octavos de la Europa League (que empieza a gustarme un poco más) y por el apabullante triunfo de ayer ante un Valencia en el que Marchena no quería participar.

No pude ir
Estuve todo el día buscando aliados para ir al Calderón en un partido que televisaba el Plus a las nueve de la noche. Mi sobrino, que tampoco pudo ir contra el Galatasaray por culpa de los exámenes, se mordió los puños y se quedó hincando los codos en casa. Sus padres también decidieron que lo verían por la tele alegando los últimos coletazos de la tormenta dichosa que yo no vi nada más que por televisión. Mi hermana no está muy católica y prefirió quedarse con su niña en casa descansando. Total, que sólo me quedaba mi hermano pequeño y su futura mujer para convencer. Y les convencí. Hice unos bocatas, quedé con ellos a las ocho y, cuando ya tenía la bufanda y el abrigo puesto... mi hija que se arranca con un llanto nuevo y desconocido para nosotros. Susto brutal. No sabemos cómo consolarla. El termómetro nos tranquiliza porque la temperatura es normal. Me quito el abrigo. Dejo la bufanda encima de la mesa del salón y decido quedarme en casa con mi pequeña atlética.

Pérez Burrull, inútil
La pena fue que el cólico no le diese a Pérez Burrull. Mi hermano y mi futura cuñada me informaron puntualmente de lo que sucedía en el Calderón al tiempo que se preocupaban por los dolores de su última y rojiblanca sobrina. "Lo del árbitro es de vergüenza. Vamos empate, pero les metemos tres o cuatro fijo". Esto era en el descanso. Y mi hermano lo clavó: cuatro chicharros que pudieron ser ocho si el inútil del árbitro de la nevera no nos roba otros dos penaltis descarados y si César, el portero provocador del Valencia, no hubiera tenido la tarde inspirada.
Muy bien el Atleti. Concentrado en defensa, con Tiago de mariscal en el centro del campo y los cuatro puñales de Reyes, Simao, Forlán y el Kun afilados y amenazantes. Así da gusto.

Somos grandes
El Atleti ha vuelto a demostrar, para los que no lo tenían claro, que sigue siendo un grande. Pero no un grande cualquiera, sino un equipo grande que se crece ante los de su talla (Barcelona, Chelsea, Valencia, Sevilla...) aunque luego los equipos de provincias (Mallorca, Málaga, Real Madrid...) nos ganen fácil en el Calderón o nos marquen antes de que nos sentemos en nuestra butaca.

Estos tres puntos saben muy bien. Son tres puntos que dan esperanza después de dos meses de competición frenéticos en los que nos hemos colado en la final de la Copa del Rey, seguimos en la Europa League más competitiva de todos los tiempos y -cruzo los dedos- empezamos a recuperar aire para no pasar apuros en la Liga.

A Bolivia
El jueves vuelo a Bolivia por motivos de trabajo. La fortuna ha querido que haya partidos de selecciones y me pierda menos partidos de los previstos. Esto es una buena señal. A mi vuelta, a finales de marzo, visitaremos el Bernabéu. Sólo espero que el Atleti me reciba con una victoria en el más que probable escenario de la final de Copa. Esos tres puntos sí que me sabrían a gloria, serían como un bálsamo para los cólicos de mi hija María.

Te quiero Atleti, loro lolo lolo, te quiero Atleti...

2 comentarios:

Hamaker dijo...

Partidazo increible tuvo de todo , hay que seguir por esta linea y emepezaremos a ver la temporada de otra forma.

Por motivos , que no he logrado conocer en mi blog Justicia Atletica no me dejaba publicar articulos por lo que a partir de ahora escribire en :

http://www.elgigantedormido.blogspot.com/


Te agradeceria que me cambiaras el blogs en la lista de lniks!

Un abrazo!

Santi Riesco dijo...

De acuerdo contigo en todo. Te escribo desde el aeropuerto de Santa Cruz en Bolivia. A ver si es posible ver a nuestro Atleti contra el Zgz desde el país de Evo.
Un saludo rojiblanco.