domingo, 12 de diciembre de 2010

El no-crack, un portero sin expulsar y el australiano del Depor


Atleti 2 - Depor 0

Sergio Agüero, el 10 del Atleti, el "Kunsito" no es un crack para la prensa aunque a mí me lo parezca. Supongo que al argentino recientemente nacionalizado español le pesa ser el yerno de Maradona, el padre de Benjamín, el eterno reserva de la albiceleste. Ignoro qué tipo de contrato tiene Agüero y por qué no aparece más en los intermedios de las películas vendiendo coches, maquinillas de afeitar o créditos a bajo interés; pero lo cierto es que el joven hispano-argentino -para suerte de los atléticos- no compagina su trabajo como futbolista con los posados para revistas de papel satinado.
Ayer, en el Calderón, el Kun volvió a deleitarnos con su clase, su fuerza, su entrega y dos golazos con sabor a tango argentino. Eso sin contar que a los cuatro minutos ya había provocado un penalti con tarjeta amarilla para Aranzubía, que debía de haber sido roja... Ya me encargué yo de recordárselo al "cucaracha" catalán durante todo el partido: "¡Expulsa al portero!", grité hasta quedarme afónico después de cada jugada.

El primer gol del Kun fue explosivo, individual, pocos minutos después de que un indolente e irrespetuoso Forlán desperdiciara el penalti que detuvo el portero que tenía que haber sido expulsado. Cogió la bola y se fue de tres de los cinco defensas que Lotina había apelotonado en su área para colocar el balón por el palo corto con un talento y una clase digna de los craks (aunque la prensa se empeñe en que no lo sea). Pero lo del segundo gol fue algo digno de los más grandes del fútbol. Raúl "chistorra" García le mete un balón suave al hueco del área y el "Kunsito" -aunque siga sin ser un crack- lo controla, lo para y mira al portero mientras el ejército defensivo coruñés se queda pasmado preguntándose qué coño va a hacer ahora el argentino, por qué diantres se para con el balón controlado delante del portero. Y con un toque tras un amago que fue un paso de baile, la coloca suavemente en el fondo de la red. Casi me desuello las manos de tanto aplaudir, casi me dejo la garganta con el "kun kun kun kun kun kun kun..." y cuando la grada volvió a recuperar el tono de la realidad le recordé al árbitro: "¡Expulsa al portero!"

Antes del descanso Simao -más activo que en los últimos partidos- recibe una falta al borde del área del portero que no fue expulsado y yo quería que la lanzase el crack que no es tal. Le he visto lanzar tres faltas en el Calderón y ha colado dos. Pero sabía que sería el Cachavacha el que tratara de remediar su falta de respeto a la grada y a los compañeros con 45 minutos de trote cochinero y sin regalar media zancada de presión o un segundo desmarque. Y así fue. El uruguayo colocó la bola, cogió muy poca carrerilla y lanzó un zapatazo que Aranzubía tocó lo suficiente para que el palo escupiese el balón. Una pena de gol, pero al menos se hizo justicia. El rubio no se merecía marcar. Le seguiremos soportando porque sigue siendo el futbolista más rentable del club (aunque mi cuñada esté de uñas con él) y porque sus segundas vueltas son algo más que espectaculares.

Segunda parte

Nos podían haber avisado que el partido se acababa con el 2-0 y mi hermano, mi cuñada, mi mujer y yo nos hubiésemos ahorrado los 45 tediosos minutos en los que, por momentos, el Depor parecía tener el control del balón. Para colmo los súper bocatas de tortilla de mi madre nos los trajinamos antes del partido (que otra vez fue a las 22:00 horas junto al río... manda huevos) y la niebla comenzó a echarse al tiempo que bajaban unos graditos las temperaturas en la hierba y en la grada.

Entonces me puse a pegar la hebra con unos tipos que se sentaron a mi izquierda, ocupando unos abonos que no eran suyos. Eran tres chavales rondando la treintena. Un australiano, un argentino y un irlandés. Me juraron y perjuraron que no eran del Madrid. Poco a poco, cuando fuimos tomando confianza el australiano me confesó que sus dos amigos eran del Barsa y que él era seguidor del Depor. ¡Un australiano seguidor del Depor! Me explicó que sus primeros partidos de la Liga Española por televisión coincidieron con el penalti de Djukic en el último minuto del último partido que les hizo perder la Liga. Con su primera y única Copa del Rey... y claro, el chico estaba alucinando con el repaso que el no-crack, Agüero, les había dado durante la primera parte y coincidía conmigo -supongo que por temor a que le echara encima a todo el abonerío- en que tenían que haber expulsado al portero. "¡Árbitro, expulsa ahora al portero!" De nada sirvieron mis gritos.

Quique S. Flowers
Insisto, el "faraón" no tiene remedio. Mientras no me demuestren lo contrario yo sigo convencido de que este tío se piró las clases de "Sustituciones y cambios" en el curso de entrenadores. Siempre hace lo mismo cuando faltan diez minutos. Quita a los de siempre y saca a los de siempre. De modo que se convierte todo en una rutina. El decidir si aplaudes -pensando en el futuro- o silbas -por el desastroso presente- a Forlán; en ovacionar al gitanito Reyes por su rapidez, descaro y entrega a pesar de que se empeña en llevar el balón pegado a los pies y tarda en soltarlo más de lo necesario, en resignarte cuando quita a Raúl "chistorra" García porque sigues creyendo que este tío acabará explotando y dando lo mejor de sí algún año... y luego viene el cachondeo. Sale Diego "Rantamplán" Costa con su desgarbada figura que lo da todo aunque su todo es casi nada. Sale Fran Mérida con miedo a chutar a puerta y teniendo que demostrar en diez minutos el pedazo de futbolista que se le supone. Y sale Mario Suárez que viene a ser como la esquizofrenia del "faraón" Flowers. ´De repente es titular tres partidos seguidos, de repente te quito y vuelves a salir diez minutos. En fin, que para esto es mejor no hacer cambios.

No quiero entrar en la falta de una alineación fija (el entrenador no suele repetir demasiado), tampoco en el castigo -sin explicar- a Domínguez, ni en la ausencia de Godín que entra y sale de las convocatorias tras su operación de apendicitis como sucedió con el Kun después del hostión en Bilbao que nos costó el partido del Barsa en casa y más de un disgusto por su prolongada recuperación.

Y conste que yo quiero que se quede Quique S. Flowers para que el club tenga estabilidad, un proyecto y muchas posibilidades de llegar a ser lo que fuimos en un tiempo no tan lejano.

Esta semana tenemos Europa League (la despedida, supongo) y el 22 la lotería contra el Espanyol que, para mi desgracia, me pillará ejerciendo de vasco consorte en Sestao, Vizcaya. No se puede tener todo.

Vamos, Atleti, vamos.

5 comentarios:

PLATON dijo...

Hola Santiago.
Estoy de acuerdo en casi todo lo que comentas. El casi te lo pongo por Simao, un jugador que vive de lanzar faltas (y "colar" pocas) y poco más, pero supongo que eso va por gustos. Ayer, para mí, desaparecido en combate.

Si el segundo gol de Agüero lo mete un jugador del Madrid o del Barcelona, los telediarios hacen hasta una película, pero es jugador del Atléti y no se le valora por parte de cierto sector de la prensa deportiva. Ellos sabrán, pero está entre los diez mejores jugadores del mundo. El solo marca la diferencia.

Estoy seguro que Raúl García va a explotar pero espero que sea antes de irse del Atléti. Ayer un gran pase de gol y ... y ... no recuerdo mucho más, como casi siempre.

La segunda parte, supongo, será un intento de homenaje a Marcel Domingo y el contragolpe, eso si, mal ejecutado, porque el equipo estuvo muy desorganizado ¡¡¡ QUE SOPOR !!!

La parte de Quique la podría haber escrito yo. A mi me desespera su inmovilismo táctico, pero es indignante lo de los cambios, siempre tarde e inútiles, pero que conste, estoy contigo en que no hay que ponerse nervioso y mandarlo al paro. La constancia ha hecho a muchos equipos campeones.

En definitiva, te doy la enhorabuena otra vez.

Santi Riesco dijo...

PLATON, hace mucho tiempo que no hablo bien del "juvenil portugués" Simao. Lo del sábado fue únicamente que no perdió demasiados balones y que no molestó porque apenas se le necesitó.
Creo que Quique debería darle descanso para que Fran Mérida vaya cogiendo minutos y pueda engrasar las piernas.
Aupa Atleti.

PLATON dijo...

Santiago, parece que nos han leido en este post y Simao se marcha. Sinceramente, hay que agradecerle sus años en el Atléti, pero ¡¡¡ YA TOCABA !!!

Matías Rodríguez dijo...

dos golazos de mi compatriota me quedo con eso y lo brillante de tu nota, muy buen resumen y mejor blog, un saludo desde argentina

Santi Riesco dijo...

PLATON, tienes toda la razón. Parece que alguien del club ha leído nuestros comentarios (y no ha sido Cerezo que, al parecer, no está muy de acuerdo con la operación Simao).

MATÍAS, tu compatriota ahora también lo es mío (se ha nacionalizado español hace quince días y tiene doble nacionalidad). Es, sin ninguna duda, el mejor futbolista de la plantilla. Aunque no venda champús ni anuncie tarjetas de crédito. Un auténtico crack, aunque se empeñen en desmerecerlo. La única pega es que ha renovado con el club por dos años más pero le han bajado la cláusula de 60 a 45 millones de euros... esto significa que pronto se lo llevarán del Atleti y volveremos a estar jodidos.
Un abrazo desde Madrid (con un frío de cojones).