martes, 22 de marzo de 2011

Resignado, escéptico y harto, muy harto


Me he abstenido de comentar los dos últimos partidos del Atleti. El empate contra un Almería colista y la derrota (otra vez) contra un Real Madrid al que no le suponemos ningún esfuerzo especial. Hasta me he planteado dejar de comentar cómo vivo el Atleti, cómo veo los partidos, qué me parece que juegue fulano o mengano, si la táctica del míster me convence, si un fichaje puede venirnos bien o si deberíamos apostar más por la cantera o por el equipo de féminas para jugar en el primer equipo... estoy un poco harto. Bueno, más que harto, escéptico ante todas las milongas que nos cuentan los sinvergüenzas que robaron el club convirtiéndolo en SAD y resignado ante la imposibilidad de cambiar el rumbo de mi equipo. Un equipo que va a la deriva, que ya no se codea con los grandes, que no opta a ganar la Liga y ni siquiera tiene opciones para entrar en la Champions. Un club que sigue aprovechándose de la imagen de una hinchada que cada vez está más ciega y que se contenta con insultar a Marcelo, a Mourinho, a Cristiano Ronaldo o, simplemente, con cantar las típicas coplas contra el rival sin caer en la cuenta de que cada vez vamos a menos, que lo del año pasado fue un espejismo churrigueresco con carambola en las eliminatorias y que la decrepitud no se logra de un día para otro, que es un cáncer que poco a poco se va comiendo una institución centenaria sin que las células que lo componen se den cuenta. Y en esas ando. Cagándome en Cerezo, en Gil Marín y en las SAD mientras veo cómo nuestra Liga se convierte en un campeonato escocés y el dinero que debería entrar (menos del que nos corresponde) se queda en los bolsillos y cajones de intermediarios, directores deportivos, empresas de los ladrones sobreseídos y demás alimañas que viven gracias a la ceguera que conlleva el sentimiento irracional de amor a unos colores, a un escudo, a un equipo que ya nada tiene que ver con lo que fue.

Ahora nos quedan nueve partidos, 27 puntos, contra rivales de la parte media y baja de la tabla. Nos querrán vender otra vez que es posible entrar en Europa, que el próximo año lucharemos por la Liga, que vamos a fichar a un fulano que es un crack, que ganaremos al Madrid (como si esto fuera a salvar una temporada)... y la realidad será la misma de siempre: Gil y Cerezo sirviéndose de la SAD en beneficio propio, robándonos en nuestra cara, los grandes jugadores buscando un equipo que aspire a algo, fichando mediocridades peores que cualquier chaval de la cantera, arrastrando el escudo y la camiseta por esos campos de Dios y dejando que nos pierdan el respeto porque ya no somos un club grande y señor. En fin, que no hay más cera que la que arde.

Como dice mi buen amigo Youssef, un marroquí más rojiblanco que Vicente Calderón: "Hace falta una revolución". Pues eso. Yo, mientras tanto, seguiré con mi bufanda verde y oro acudiendo al estadio. Es lo menos que puedo hacer.

Y sin embargo... te quiero, Atleeeeti, loro lolo, lolo, te quiero Atleeeti....

3 comentarios:

Isa dijo...

Totalmente de acuerdo, Santi.

Santi Riesco dijo...

Isa, no sé si tendré razón, pero lo que sí tengo es mucha necesidad de desahogo. En fin.

Periodistas Anonimos dijo...

MOURINHO, ¿Y SI NO FUERAMOS CRIOS?.............MIEDO Y DESILUSION EN EL MANZANARES............LA VERDADERA BALA DE ORO..... 3 nuevos articulos...... LEER AQUI..........www.periodistasanonimos.com