jueves, 19 de octubre de 2017

Mecagüenlamadrequelosparió


Qarabaj 0 - Atleti 0

Pensé que nunca lo tendría que decir. No quería. Pero hay futbolistas que no cuajan en algunos equipos sin explicación posible. Es el caso de Nico Gaitán. Un futbolista con una clase excepcional que, por lo que sea, no ha funcionado en el Atleti. Por mucho que el Cholo siga creyendo en él, yo no puedo. Lo siento. Son demasiadas oportunidades desaprovechadas. Y sí, está muy feo señalar a alguien un día de luto, pero no es el caso. En ningún momento culpo a Gaitán del desastre de ayer en Bakú frente a un equipo al que debíamos de haber goleado y al que fuimos incapaces de marcar un gol. Lo de ayer, como lo de Gaitán, es otro misterio que quizá algún día podamos descifrar.

Porque ayer el Atleti no jugó un pimiento. Pero nada. Y fue desesperante ver a Gameiro fallando controles infallables, a Griezmann chutando sin fuerza, a Saúl queriendo y no pudiendo, a Carrasco con una desidia insoportable y hasta al mismo Gabi jugándose la expulsión innecesariamente. A Gaitán, ya lo he dicho, ni se le volvió a ver. Porque ayer, el Atleti, ni siquiera tras la "cholina" del descanso, ni siquiera sentando al invisible Gaitán, ni siquiera con los "cholocambios", ni con Torres, ni con Correa, ni contra diez. Nada. Ninguno. ¿Por qué?

Los juveniles le metieron 1-5 a los azeríes. Me vi el resumen y las entrevistas de después. Uno de nuestros chavales decía que se relajaron con el 0-1 y se confiaron, de ahí que les empataran. Y entonces se espabilaron y se pusieron las pilas para golear a un equipo muy ordenado pero muy inferior en calidad. Y es la única explicación que se me viene a la cabeza. Que los mayores se confiaron. Que les pasó lo que a gran parte de la afición, que daba por seguros los seis puntos contra el equipo de Azerbayán. Y claro, luego vino la decepción, el cabreo, la mala leche, el catastrofismo y el vikinguismo más vomitivo de los que quieren que dimita el Cholo y jubilar a media plantilla por un mal partido contra un equipo desconocido y ordenado pero al que deberíamos haber ganado fácil. Y no. El propio Diego Pablo Simeone dijo tras el encuentro que entendía el pesimismo del personal, pero que él creía en este grupo, que cuando renovó contrato sabía que los sinvergüenzas del palco la habían cagado y que hasta enero iba a tener que tirar con lo puesto. Aunque no se lo eche en cara. Aunque nadie pida responsabilidades. Aunque se hayan ido de rositas (otra vez) y tengan barra libre para cambiar el escudo, el estadio y lo que les venga en gana, que para eso robaron el club.

Y en esas anda el Cholo. Y yo le creo. Y confío plenamente en él y en nuestro equipo. Por varios motivos: Primero, porque si el Cholo lo dice para mí es palabra de dios. Segundo, porque estos mismos futbolistas aún no han perdido ni un solo partido en Liga y ya hemos jugado contra Sevilla, Athletic, Valencia y Barcelona. Tercero, porque aún quedan tres partidos de la liguilla de Champions y, si conseguimos los nueve puntos, tenemos muchas probabilidades de clasificarnos. Y cuarto y último, porque yo soy del Atleti siempre. En Champions, en Europa League, en Intertoto, en Copa y en Segunda. Siempre.

Ayer el disgusto fue mayúsculo. No tiene explicación. Lo cierto y verdad es que Gaitán no puede tener más oportunidades y que, cuando estemos celebrando en Kiev, ninguno nos acordaremos de esta mala noche. Aunque ayer anduviese como un zombi repitiendo como un mantra hacia fuera y para adentro: "Mecagüenlamadrequelosparió".

Atleti, me vas a matar. Dame el domingo contra el Celta querido un poco de vida. Necesitamos ganar. Y marcar.

Siempre Atleti.

1 comentario:

Unknown dijo...

Totalmente de acuerdo,me sentí derrotada y muy pesimista,pero me duró poco y nada.Ahora más que nunca.Forza/Atleti!!