lunes, 20 de febrero de 2012

Nos roban dos puntos y no pasa nada


Sporting 1 - Atleti 1

Eguren se coloca el balón con la mano. Vamos, el control es absolutamente descarado. Y lo siguiente que hace -ante el alucine de Courtois que no da crédito- es empujarla dentro para empatar. No es excusa, pero es la cruda realidad. Ayer, en el Molinón, el Atleti se dejó dos puntos porque ni árbitro, ni juez de línea, vieron una mano escandalosa que permitió al uruguayo empujarla placenteramente a la red.

A todo esto, claro está, hay que añadir el empeño de nuestros delanteros en hacer internacionales y subir la cotización de todos los cancerberos de la Liga. El otro día medio país se enteró de que Toño era el portero del Racing. Ayer, media Europa puso en el mapa futbolístico a un extraordinario portero como Juan Pablo.

Pues bien. Nos meten un gol absolutamente ilegal y nadie del club dice ni mú. Y ojo, que no pido a Simeone ni a los futbolistas que hablen del árbitro. Eso no. Pero coño, que el presidente tiene que meter un poco de presión en este asunto. Que es que luego no nos respetan en ningún lado. Que es que nos pitan ya como a un equipo menor. Y lo vengo diciendo desde hace mucho tiempo. En el Calderón los árbitros no tienen miedo a pitar en contra nuestra a la más mínima duda. Les da lo mismo. Somos un equipo fácil de arbitrar.

Tarde de paracetamol
Andaba yo todo el fin de semana echando los pulmones por la boca y con un dolor de cabeza soberano y memorable. La verdad es que no me apetecía salir de casa a pesar del sol espléndido que lucía en la capital y la falta de viento que le curtiera a uno este fino cutis que Dios le ha dado. Pero, amigos, si no hay patatas fritas y coca-cola en casa no se puede ver en condiciones un partido del Atleti por la tele a las seis de la tarde. Dicho y hecho. Me vestí, vestí a mi vástaga, y nos fuimos los dos tan pichis a comprar en el chino del barrio, justo al ladito del bar de los vikingos donde hoy anunciaban el partido del Atleti. Y cargamos de chuches, patatas fritas, cebolletas y pepinillos de vinagre, queso tierno, unas galletitas saladas y cocacola sin cafeína para que mi hija pudiera apuntarse a la orgía de las burbujas sin poner en riesgo el descanso nocturno.

Al llegar a casa, hicimos como que no veíamos la cara sin cebolletas ni pepinillos pero con mucho vinagre de mi amada esposa, y preparamos la mesa con un banquete digno de mis mejores épocas de chiquillo. Sólo faltaban los bollos de la mítica y desaparecida pastelería de mi antiguo barrio. A todo esto mi Eva que es Cristina explicaba llevándose la mano a la boca que su cara no era de disgusto por las guarrerías con las que íbamos a acompañar el partido sino porque el nuevo embarazo le produce las mismas náuseas que el viejo. Y se fue a vomitar al baño.

Yo me metí un chute de paracetamol, un sobrecito para diluir las mucosidades y arrancarlas de mis pulmones sin que se lleven ningún trozo y a poner la tele.

Twitter
Mientras veía el partido (que no fue tan intenso ni espectacular como los anteriores, pero sí tan serio y apañado como desde que llegó el Cholo) me dio tiempo a encender el Twitter y conversar un rato con rojiblancos virtuales. Entre tuit y tuit me fui echando unas risas y poniendo alguna que otra gansada. Un buen rato, sí señor. De hecho, cuando empató Eguren, no vi absolutamente nada anormal hasta que un tuitero con ojo de halcón advirtió de la escandalosa mano. No le dí importancia. De hecho era el mismo tuitero que decía que los nuestros hoy no jugaban con tanta intensidad porque no habían cobrado el último mes. Pero a los cinco o diez minutos veo que los de GolTV se sacan de la manga una repetición desde otro ángulo y se ve, descaradamente, cómo el sportinguista para el balón con la mano para dejársela muerta en el pie antes de empujarla a gol. Me faltó tiempo para retuitear al colega rojiblanco y para acabar de creerme lo de que los sinvergüenzas del duoprescrito no les han pagado la última nómina.

Mucho que contar
El partido de ayer da para analizar muchas cosas: el primer gol en contra en Liga, la lesión de Arda y su fiesta nocturna con foto incluida (me llegó por twitter también), la lesión de Diego, la resaca romana, la intensidad de la doble competición, la falta de banquillo, el fallo arbitral que nos deja sin dos puntos, el tercer empate consecutivo, la próxima visita del Barça, los horarios intempestivos en casa (jueves a las 21:00 contra Lazio y domingo a las 21:30 contra Messi sin pensar que estamos en invierno, que el campo está junto al río, que el viernes y el lunes es día de labor...). ¿Será verdad que no cobran los chavales? ¿Es cierta la rumorología en torno al futuro de Adrián fuera del Atleti? ¿Por qué no viaja el presidente con la Sociedad Anónima Deportiva? ¿Se llevó ayer algún Goya Cerezo? En fin, que hay tantas cosas de las que hablar que prefiero callarme y seguir creyendo en un equipo empeñado en que descubramos a los grandes porteros que hay en nuestra Liga.

Reflexión final: Aunque perdamos el domingo con el Barça (que vaya usted a saber según estamos y según están) si el equipo sigue luchando, peleando con intensidad y buscando el gol como desde que llegó el Cholo, pueden contar conmigo. Es más. En esta línea -si es que están cobrando- no sólo nos metemos en Champions sino que acabamos terceros. Tiempo al tiempo.

Aupa Atleti. No digo más.

2 comentarios:

Santi Riesco dijo...

TRAIGO AQUÍ UN TEXTO LEIDO EN "MURALLAS ROJIBLANCAS". ME PARECE CLARIFICADOR:

Cuando a comienzo de temporada el equipo había sacado 7 puntos de 12 posibles, había marcado 8 goles y encajado 1, nadie se fiaba de poder hacer una temporada medianamente decente. Ahora, habiendo disputado esos mismos cuatro encuentros y habiendo conseguido 6 puntos de los 12 en juego (Osasuna, Valencia, Racing y Sporting) todo parece posible. Incluso habiendo marcado solo 2 goles a favor y haber encajado 1.

JOSE I. FERNÁNDEZ dijo...

Creo que lo de que "nadie se fiaba de poder hacer una temporada decente" es totalmente falso. Repasa tus crónicas (o las mías) después de los 4-0 consecutivos a Racing y Sporting. Estábamos frotándonos las manos con Pichichi Falcao y proclamando la nueva república independiente del "tiki taka". Las penurias vendrían después. Precisamente esa racha fue la típica de "este año sí".
Y ahora se habla de escasez de banquillo, antes se debatía sobre si era la plantilla del Atlético de Madrid más completa en los últimos años...

PD: NO me parece mano. Creo que la imagen no clarifica nada. Si lo paras como una foto, lo parece, pero yo creo que controla con el pecho y aparta la mano. Que no nos cieguen los colores.

PD1: ¿Por qué tengo que demostrar que no soy un robot...? Tengo sentimientos :(

Saludos cordiales amigo!