viernes, 9 de abril de 2010

Un valencianista en el Calderón

Lo de ayer no tiene más que un solo comentario: A SEMIFINALES. Sin embargo, aprovechando que uno de mis compañeros de trabajo es socio valencianista y que tuvo la suerte de vivir la eliminatoria de Europa League en sus dos partidos, le he pedido que se marque una croniquita ché en mi espacio para quitarme la mala conciencia del arbitraje alemán y en señal de respeto y admiración por el buen juego de su equipo y el maravilloso comportamiento de su afición, una afición de la que él forma parte.
Os dejo con la crónica de Nacho Rausell, valenciano, fallero y valencianista.

Asistí al partido con un sueño que pronto se disipó. El partido de ida fue clave para que el Valencia no hubiera podido disfrutar una vez más de una gran noche, de una clasificación. El de ayer fue un partido más bien táctico, el resultado de ida así lo presagiaba y no defraudó. Fue un choque de medio centros en el que ninguno de los dos equipos quería perder la posición.

Después de una primera parte bronca y sin apenas ocasiones de gol, el empuje y el apoyo de una afición que no se cansa de animar hizo que el Atletico de Madrid se animara y llegaran las primeras claras ocasiones de gol en las botas de un siempre peligrosísimo Forlán y de un renacido para la causa, el checo Ujfalusi. Pero ahi estaba Cesar una noche más y como nos tiene acostumbrados para dar un recital de auténticas intervenciones: Pero con la salida del gigante Zigig y Vicente todo cambió; el Valencia se lanzó al ataque con balones largos buscando al serbio y a diez minutos del final Villa avisaba y enmudecía un estadio donde no cabía un alma:

Fue el primer aviso del Valencia, pero vendrían más con un cabezazo de Zigig donde intervino bien De Gea y acto seguido, la jugada clave del partido a falta de 5 minutos. ¿Cómo puede comerse el árbitro dos penaltis y uno de ellos tan claro? Pues sí amigos desgraciadamente, una "persona humana" le quitó las esperanzas a una afición que empezó el partido cantando y animando como siempre, pero que acabó triste y decepcionada por una acción que nos deja, de nuevo, a las puertas de una final europea y de poder celebrar un nuevo éxito del equipo.

Pese a todo, dar la enhorabuena a todos los rojiblancos porque, a pesar de todo, esto es fútbol y si están en la siguiente ronda es porque se lo han merecido y han hecho méritos para ello. ¿O quizá es fácil meter dos goles en campo contrario? También destacar el magnífico ambiente que había ayer en las gradas, me recordó al de algunas de las grandes noches europeas que he podido vivir en el coliseo de la Avenida de Suecia. Por tanto, una vez más dar la enhorabuena a toda esa pedazo de afición que tiene el Atlético de Madrid y que ayer una vez más lo demostró.

Un saludo de un valencianista de corazón, pero ante todo gran amante de este deporte que es el fútbol.
AMUNT VALENCIA!!!

No hay comentarios: