miércoles, 3 de noviembre de 2010

Bien en Copa, dos puntos menos en Liga

Universidad de las Palmas 0 - Atleti 5

Después de haberle endosado cinco pepinos, cinco, al Universidad de Las Palmas en Copa; después de que Diego "Rantamplán" Costa hiciera el partido de su vida en el estadio de Las Palmas (más grande y con hierba natural), después de que yo no pudiera ver nada más que el resumen y leer los comentarios de los que sí tuvieron tiempo para presenciar la sentencia de la eliminatoria, no me queda otra que darle un voto de confianza al largo brasileño desgarbado, pasar página y esperar a que la intensidad y el esfuerzo en su juego supla la falta de calidad. Al menos, en Copa, parece que los chicos del filial tendrán tiempo en el Calderón para afrontar un partido de vuelta resuelto donde seguramente estemos en familia. Deberían abrir el palco y permitir que estuviésemos todos juntos para disfrutar del partido y tomarnos unos canapés en el descanso. Es una idea. Aunque supongo que, con esta directiva, el club tirará por la calle de enmedio y no hará absolutamente nada para motivar a los atléticos con el fin de crear un buen ambiente en el Calderón. En fin. Más de lo mismo.


Atleti 1 - Almería 1

Si en Copa dábamos un merecido repaso a un conjunto de Segunda B, en Liga no fuimos capaces de doblegar a un conjunto ordenadito y con muy buena pinta que vino al Calderón pensando en el empate y se fue con la posibilidad de haberse llevado los tres puntos o ninguno.
Hacía frío el domingo a la vera del Manzanares con la hora cambiada y la noche metida. Tardé un huevo y parte del otro en encontrar sitio para dejar el coche. Al final aparqué mal y llegué justo cuando el balón comenzaba a ponerse en movimiento. Para mi sorpresa el Atleti -por fin- atacaba la primera parte contra el fondo norte para que en la segunda mitad viésemos los goles los del fondo sur. Vamos, que las cosas volvían a su ser, a como habían sido toda la vida. Pero nada.
Comenzamos fuerte, con varias oportunidades y un Forlán que daba muestras de querer jugar al fútbol (y no poder) realizando desmarques que no eran atendidos por sus compañeros (y quedándose clavado y protestando que no le pasaran el balón). Algún disparo con fuerza pero sin colocación, con más interés en que fuese entre los tres palos que en que entrase. Pero bien, ya digo, el rubio estaba con ganas. Aunque no tantas como las de Reyes (este sí que está en forma). El gitano y el checo han hecho buenas migas y la banda derecha es una auténtica autopista por donde el peligro corre a velocidad de vértigo. Para mí, lo mejor del equipo junto con la defensa que no pudo sacar Quique, esa que forman el checo, el charrúa, el de casa y el brasileño (Ufa, Godín, Domínguez, Filipe Luis). En lugar de Godín salió Perea al que una tarjeta amarilla dejará fuera del Bernabéu. Más problemas para Quique en la zaga que sigue sin Godín y con Domínguez recién salido del dique seco.

Seguía el Atleti buscando el gol y el portero brasileño de los andaluces demostró por qué le pretendía el Barça en campañas anteriores. Hizo algunas paradas de mérito que la tele se encargó en los resúmenes de ensalzar hasta el infinito. Sí, fueron buenas intervenciones, pero el Almería también cuajó un gran partido y se encontró con las facilidades de nuestra defensa poco cohesionada. Remataron los de Lillo al poste, remataron de cabeza a bocajarro (muy bien De Gea), volvieron a hacerlo obligando a nuestro portero a despejar in extremis por encima del larguero y tuvieron tantas ocasiones como nosotros. Al menos de peligro real.

El gol, ya lo sabemos, del Kun recogiendo con la caña un remate del gitano Reyes que estuvo, como viene siendo habitual, espléndido. Aunque quizá demasiado ansioso con el gol.  Luego la cagó Asunçao en un balón que no tapó con la pierna, ni con el cuerpo, ni con nada de nada, dejando que Piatti nos clavara en la base del poste desde fuera del área un auténtico misil al que De Gea sólo pudo llegar un segundo más tarde de que pasara la bola.

Resumiría lo de Almería como: "Dos puntos menos por falta de velocidad". Y es que eso fue lo que le faltó al Atleti. Ni siquiera la entrada de Diego Costa (sin Rantamplán, démosle una oportunidad) revitalizó la delantera, ni tampoco Raúl García (este chico parece de madera).

Un apunte sobre Fran Mérida. Habrá que darle minutos y confianza, pero como no espabile, me temo que la grada acabará cansándose. No está aportando nada. Ignoro si es porque le colocan en banda o, simplemente, porque no se acopla. De Mario Suárez no podemos decir nada porque parece que Quique le tiene castigado o le reserva para grandes momentos. Habrá que ver qué pasa en Noruega el jueves y después, sólo después, hablaremos de los vikingos.

Aupa Atleti.



1 comentario:

JOSE I. FERNÁNDEZ dijo...

Yo ya estoy hablando de los vikingos porque son ellos, y no yo, los que ahora sólo deben pensar en el Rosenborg.
He "rescatado" un año más la portada de nuestra última victoria en el Bernabéu. Te invito a pasarte por mi blog y comentarme dónde estabas tú aquella noche.

Sobre la Copa te diré que a Diego Costa le vi hacer un partido discreto, el gol que dio a Agüero y el que marcó él fueron regalos de los canarios.
Aunque sé le he visto en otros partidos, sobre todo en Sevilla, apuntar cosas de delantero interesante y más veloz de lo que parece.
Sobre Fran Mérida yo también le daría más confianza, creo en su calidad.
Y de Mario Suárez... lo hizo bien en Mallorca, pero aquí, aunque apenas ha jugado dos partidos, no le he visto nada de nada...
Que suban a Alberto Perea.

Un abrazo!!