lunes, 15 de noviembre de 2010

Súper Mario


Atleti 3 - Osasuna 0

Me gustó Osasuna. Pero me gustó mucho más la actitud de Forlán y la de sus compañeros empeñados en pasarle el balón -a veces en exceso- para que recuperase la confianza, el compromiso y, sobre todo, el gol. También me gustó De Gea que hizo dos paradones de mérito. Uno de ellos cuando el marcador aún no se había alterado a pesar de las dos buenas ocasiones que desperdiciaron Forlán disparando al lateral de la red y el Kun en un incomprensible mano a mano fallado ante un gran Ricardo. Pero sin duda, sin ningún lugar a dudas, lo que más me gustó fue el trabajo, la calidad, el orden, el mando y la rapidez que imprime al juego Súper Mario Suárez. El chaval estuvo inmenso. Sólo le faltó el gol para rematar una noche memorable en la que los atléticos descubrimos que la cantera tiene sitio en este equipo y que serán ellos los que hagan más grande, sólido y rojiblanco este club nuestro dirigido por empresarios cuatreros sin escrúpulos.
Mario Suárez pegó un cebollazo desde fuera del área que pasó cerca del larguero y, ya finalizando el partido, remató al travesaño y volvió a rematar cuando le rebotó el balón sin fuerza. Ya digo, una pena no haber culminado la noche con el gol que el destino le negó.

Osasuna
Me caen bien los rojillos, aunque el sábado vistieran de blanco "para provocar", decía mi hermano con sorna. Me gusta el sistema de gladiadores que dispone Camacho en el campo con dos laterales rápidos y activos. Me parece sorprendente que Juanfran -un tío con mucha calidad, técnica y que no se piensa el disparo- aún siga en el club pamplonés. Bien Osasuna y bien nuestra afición que no se prodigó excesivamente con el aburrido y pesado cántico de "Todos a una..."

Forlán y los goles
El uruguayo estuvo muy activo todo el partido, aunque tampoco derrochó energías en defensa. Supongo que Quique le diría que sólo se dedicara a atacar y a meter goles. Empezó muy mal la tarde fallando un gol claro que estrelló en el lateral de la red sin oposición. Pero enseguida vimos que todos los compañeros estaban empeñados en recuperarle y no dejaban de pasarle el balón. A veces, incluso, anteponiendo esta consigna a la opción de disparo franco como hizo Simao en un par de ocasiones.
Al final el urugayo estuvo listo y rebañó un balón del Kun que no pudo detener Ricardo. Gol de delantero concentrado, enchufado y atento. Muy bien. En el segundo metió un pase de la muerte llegando in extremis al balón que se iba por la línea de fondo y colocando un pase lleno de calidad y templado que el Kun sólo tuvo que besar con la frente para meterlo en la red. Realmente un pase de crack, escandaloso, genial, para dejar claro que aún tiene mucho que dar al club. El tercer gol fue sencillamente espectacular. Recoge un balón en el borde del área, amaga, se quita a un defensa de encima y con un golpeo exquisito le mete la rosca suficiente para superar a Ricardo y conseguir que entre la bola por la escuadra sentenciando el partido y poniendo al estadio en pie gritando al unísono el U RU GUAYO, U RU GUAYO, U RU GUAYO. Tengo que confesar que yo también lo canté, aunque pensaba en el regreso de Godín para que Ufa recupere la banda derecha y vuelva a deleitarnos con su amiguito Reyes en ese poderío por banda.

Súper Mario Suárez
Hacía tiempo que en el Calderón no teníamos un centrocampista con criterio. El sábado vimos uno que no sólo derrocha criterio, no falla en el pase, controla el balón y tiene disparo sino que, además, manda y organiza a sus compañeros e imprime velocidad al balón desatascando la línea más gris del equipo.
Súper Mario estuvo a un nivel extraordinario. Ya digo, sólo le faltó el gol que intentó en dos ocasiones rozando y pegando en el larguero. Genial el de Alcobendas.
He buscado en internet y he encontrado el currículum de nuestra nueva estrella.
 
Nació en 1987 (24 de febrero) en Alcobendas, Madrid. Y en 1999 pasó a formar parte del Atlético de Madrid. Desde ese año, juega en las categorías inferiores del club; hasta que en 2004 (hasta el 2006) juega en Segunda División "B" con el segundo equipo del club rojiblanco. En la temporada 2005-2006 debuta con el primer equipo.
En la temporada 2006-2007 es cedido al Real Valladolid, dónde consigue el ascenso con el club de Pucela tras una impresionante temporada del equipo.
En la temporada 2007-2008 jugó en calidad de cedido en el Celta de Vigo en segunda división. Tuvo una gran primera vuelta, siento un fijo en el esquema de López Caro, pero sufrió cambios de entrenador que no le beneficiaron.
El 3 de julio de 2008 se concreta su traspaso al RCD Mallorca dónde firmó por cuatro temporadas, teniendo el Atlético en las dos primeras una opción de recompra. En el verano de 2010, el Atlético de Madrid hace valer su opción de compra (1.8 millones) y Mario Suárez retorna al primer equipo del equipo madrileño.

Ahora empiezan los partidos en los que no podemos perdonar. Los encuentros que nos tienen que hacer sumar de tres en tres. El fin de semana viajamos a Donosti. La Real, recién ascendida, ya nos ganó en nuestro último enfrentamiento en la 2006-2007 y ha empezado la competición muy bien a pesar de su derrota de ayer.

Lo de Mario me dio tanta confianza que si me dicen que podemos pelear por la Liga, ahora mismo estoy dispuesto a creérmelo. Pero no hay que echar las campanas al vuelo. También Filipe Luis empezó de maravilla y el sábado se nos desfondó.

Aupa Atleti, oé.

1 comentario:

JOSE I. FERNÁNDEZ dijo...

¿En Wikipedia pone si eres familia de Mario...?
¡Jode que amor! Creo que no fue para tanto, y que en los dos últimos partidos ha demostrado que puede dar más que un Raúl García estancado, pero quiero verle más encuentros y que demustre si su potencia y su llegada arriba pueden desbancar la seriedad y la brega que aporta Assunçao, que, aunque no crea, tampoco pierde balones y no genera problemas.

Por cierto, ¿cómo puede caerte bien Osasuna con la de veces que nos han puteado? (dos eliminaciones de Copa en los cinco últimos años; el Centenario; y derrota tras derrota en Pamplona).
El Sadar es uno de los estadios donde más nos odian, con lo que el "Todos a una..." creo que está bastante justificado.

Por lo demás, totalmente de acuerdo.

Estuve a un tris de pasarme por su asiento a que me diera un cacho del bocado prometido.

Un abrazo