lunes, 15 de febrero de 2010

Tres puntos... y final

Atleti 2 - Barça 1

Tres puntos ante el hexacampeón, ante el único equipo invicto en los 22 partidos de Liga son algo más que tres puntos. Son una victoria moral y un empujon para poner final a una temporada liguera infame que aún nos tiene más cerca del descenso que de Europa. Vamos, que son tres puntos y final (de Copa) que los 55.000 atléticos que ayer llenábamos el Calderón hemos sabido agradecer después de soportar tostones indescriptibles y nauseabundos como el día del Málaga (ojo, hace solo quince días de esto) o la vergonzosa actuación ante un Mallorca con nueve que desenmascaró a una plantilla a la que, por lo visto, sólo le faltaba la confianza que da De Gea, el criterio de Tiago, la clase de Reyes, la magia del Kun, el olfato goleador de Forlán, la entrega y puntería de Simao, las recuperaciones de Asunçao, la velocidad de Perea, la concentración de Domínguez, la entrega de Antonio López y el tronío de Ufjalusi. Y lo que es más importante, que los once jugaran para el equipo. Juntos, presionando, con mentalidad ganadora, con un Calderón entregado a pesar del frío, las horas y la penosa temporada liguera. Y, por lo visto, ha llegado el momento.

Vikingos y sevillistas
En el Atleti hay tantas cosas que no se entienden, que es mejor olvidar y pasar página para centrarnos únicamente en lo último. Ayer, por ejemplo, una gran parte de la grada seguía empeñada en que era mejor que perdiéramos para que el Madrid no diese alcance al Barça. Sin comentarios.
En cuanto a los cánticos contra el Sevilla... pues bueno, la verdad es que a mí no me cae especialmente bien el equipo andaluz, pero creo que es mejor animar en positivo que no insultando sin sentido. Vamos que prefiero una cantinela más original que no el "Pu ta Sevi llá, Puta Sevillá".Que, además, tiene una rima forzada y no dice nada bueno de nuestra afición. Pero quizá sean menudencias después de haber disfrutado ayer de uno de los pocos partidos potentes de los nuestros (además del 4-0 al Racing, y del empate con el Chelsea).

Lo mejor
Sin lugar a dudas la sensación de equipo y la presión en la salida de balón del Barça. Por cierto, los blaugranas (ayer de amarillo) uno de los mejores equipos que he visto este año en el Calderón. Sin dar un pelotazo, todo toque, sacando la bola desde atrás. Y eso que se notó que en defensa andaban algo descoordinados, que se les lesionó un delantero nada más empezar, que el gigantesco Ibrahimovic estaba todo el rato en fuera de juego y que Xavi e Iniesta estuvieron absolutamente tapados por un Tiago y un Asunçao más inspirados que otros días. La verdad es que todo el equipo ha estao enchufadísimo. Desde De Gea (que empezó acojonándonos y acabó demostrando que es el portero titular en el Atleti y el reserva de la selección) y acabando por Agüero (que falló dos goles absolutamente increíbles para lo que viene siendo el argentinito). Simao estuvo potentísimo en defensa recuperando balones y muy certero en la falta que clavó con la ayuda de los dos compañeros que jugaron con la barrera. Forlán parecía casi resucitado y Reyes, a pesar de no estar demasiado trabajador en defensa, cuajó un partido sensacional. Si hasta Perea nos hizo olvidar sus clamorosos fallos-gol y Antonio López falló menos de lo normal.

Lo peor
Iturralde. El árbitro casi se convierte en protagonista. Pitó con un bucle de 20 segundos de retardo calentando al personal sin necesidad. Debió expulsar a Maxwell por segunda amarilla y pitar una cesión en el área del Atleti cuando faltaban apenas cinco minutos. Muy mal auxiliado (por decir algo) en las bandas. 
Entre lo peor, una vez más, el horario intempestivo (a las 21:00 un domingo, en un febrero gélido y junto al río). 

Ahora a ver qué pasa con la Europa League. Este jueves quizá me anime a ir al campo otra vez con la esperanza de ver lo mismo que ante el Barça, con la ilusión de que se confirme la recuperación del equipo. Y de nuevo a las 20:45, junto al río, en invierno... este Atleti me va a matar.

Aupa Atleti.   

5 comentarios:

atletista sin solución dijo...

Si se lo toman en serio, es decir, con profesionalidad, nos espera una segunda parte de la temporada plena de alegrías y triunfos.

Yo tampoco entiendo que haya gente que quiera que pierda el Atleti para no favorecer al Madrid. ¿En qué estamos pensando?

La lamentable campaña en la Liga se puede ir mejorando, esperemos.

Santi Riesco dijo...

Lástima que lo que tú y yo queremos sean sólo eso: deseos.
Ahora estamos en manos de los jugadores. Únicamente nos queda confiar en que así será y que nos darán más alegrías que en la primera vuelta (no lo tienen muy difícil).

Siempre Atleti.

India rojiverde dijo...

Totalmente de acuerdo en todo, especialmente en lo referente a los cánticos contra el Sevilla. No sé a qué vienen en un partido de semejante trascendencia. Pero por el amor de Dios, en un momento como ese, ¿quién narices se acordaba del Sevilla?

Un saludo.

Anónimo dijo...

Buenas, soy aficionado del Sevilla y me crucé con este blog y me llamó la atención eso de los cánticos contra el Sevilla. Entiendo que no os caiga muy bien mi equipo, tampoco el Atlético es santo de mi devoción, sinceramente. Pero tengo amigos y familiares que lo defienden, y aunque sólo sea por respeto, merece la pena no entrar en ese juego que representan los aficionados más impulsivos de ambos equipos. Y de todo lo que escuché, he de reconocer que hay algo que me repugna especialmente; eso de 'Ea, ea, ea... Puerta se marea' es para vomitar. Un saludo, con respeto, y que gane el mejor.

Santi Riesco dijo...

No sabes cuánto estoy de acuerdo contigo. Desde el principio hasta el final. Lo del cántico de Puerta no lo he escuchado nunca en el Calderón, pero aún así, me parece más que repugnante y casi delictivo.
También coincido en que no debemos dejar que los radicales de nuestros equipos sean los que marquen las directrices a seguir. En un estadio, y entre los seguidores de un equipo, hay distintos modos de pensar y de entender las cosas.
Ojalá todos los sevillistas fuesen como tú (estoy convencido de que sois mayoría, lo mismo que nosotros en el Calderón).
Un fuerte abrazo y que, como tú dices, se lleve la Copa el que haga un mejor partido.
Un abrazo futbolero desde el Manzanares hasta el Nervión.