domingo, 21 de enero de 2007

A la tercera... vencimos

Atleti 1 - Osasuna 0


Buen ambiente en el Calderón aunque no se llenó. El árbitro estuvo penoso y fue capaz de cambiarle la banda sonora al estadio. Pasamos del "todos a una, puta Osasuna" al "árbritro valiente, valiente hijo de puta". Muchas faltas, los navarros que vinieron a empatar comenzaron perdiendo tiempo desde el primer minuto. A su portero, Ricardo, se le olvidó dónde aprendió a ganarse la vida y estuvo provocando y chuleando a jugadores, árbitro y afición hasta que, por fin, le expulsaron. Lo increíble es que no se fuese a la calle cuando, sin balón, empujó al Kun Agüero en una clara agresión y desprecio al contrario. El Atleti estaba atascado pero hizo ocasiones. Osasuna no tiró a puerta ni una sola vez en todo el partido.
Pichu y Perea
Imagino que a Pichu "Pikachu" le habían dado órdenes de sacar el balón con la mano sobre Perea. Hasta 14 veces llegué a contar la misma jugada. Un balón que llegaba a los pies del colombiano y nos ponía a todos el corazón en un puño. El de Turbo lo devolvía al portero de un modo comprometido y él se lo sacaba de encima con un patadón. Ya digo, hasta 14 veces se repitió la misma jugada. INCOMPRENSIBLE.
Otra vez sin bandas
De nuevo Antonio López estuvo peleón pero no corrió la banda como él sabe. Ni un sólo pase sacó el de Marbella. Por el otro lado Galleti estuvo aún peor; muy irregular el argentino. Cada vez que falla echo en falta a Maxi y pienso en su recuperación pisando la arena de las playas gaditanas. Menos mal que el griego, Seirtaridis, tuvo una segunda parte más entonada y supo correr la banda y sacar dos o tres pases con verdadero peligro.
Penalti y contrataque
Con el empate a cero y ya en la segunda parte, Jurado inició un contrataque en el medio del campo corriendo con el balón en los pies hasta ponerse delante de Ricardo. A su lado llevaba a Torres y al Kun. Con la lengua fuera y sin pensar optó por la peor de las opciones. Tirar a puerta. Era un gol claro. Éramos tres contra un defensa. No podemos perdonar estas ocasiones.
Después llegó el penalti a Torres (creo que le hicieron más de 10 faltas a él solo). Y como siempre, tomó la responsabilidad de lanzar. En la grada había un cierto temor después del fallo del otro día en Balaídos donde él mismo enmendó el error. Esta vez lo tiró fuera... pero estábamos en casa y el campo respondió como sólo el Calderón sabe hacerlo, cantando para animarle y animar al equipo: "Fer-nan-do Tooooooorres, lara la la lala, Fernando Tooorres, lara la la la lalala...." Todo el estadio era un clamor. Estábamos con los nuestros. Apretamos al árbitro, apretamos al rival y el partido tenía pinta de poderse arreglar.
Después vinieron las jugadas de Agüero dentro del área.
Cinco expulsados
Desde que empezó el partido el árbitro quería echar a Aguirre. Se le vio desde el principio. Cada rato se acercaba a la banda como para decirle "no acabas el partido, eso fijo". Y así fue. Lo echó. Parece que tenían alguna deuda pendiente. Las mismas que tenían los nuestros con los de Osasuna con una diferencia. Los del Atleti jugaron fuerte y no rehuyeron el choque, pero dentro del reglamento. Los de Osasuna se pasaron de rosca y con el 1-0 en contra vieron como expulsaban a tres de sus jugadores (uno había sido expulsado poco antes del gol de Zé Castro).
Zé Castro
Cada día mejor. Llevo varios post advirtiendo que este chico cada vez es más grande. Corta, mete el pie, corrige a Perea, mete pases de 50 metros y ahora, encima, mete goles que valen tres puntos y un puesto en la Champions. Es jovencísimo. No sé si el club será capaz de retener a una figura que pronto se disputarán los equipos millonarios. Ayer, de nuevo, volvió a hacer un gran partido.
Primera vuelta: 35 puntos
Hemos acabado la primera vuelta con 35 puntos. Si hacemos una segunda vuelta similar (por favor, ganando en casa más) estaremos en Champions y podemos pelear por el título. No son fantasías. En breve recuperaremos a Miguel de las Cuevas y en marzo se incorporan Maxi y Petrov. Ahora, sin Copa, sin competiciones continentales, sólo nos queda la liga. Y aunque no funcionen las bandas y tengamos partidos malos, estamos rentabilizando muy bien los goles, al equipo se le ve con tensión hasta que pitan el final y ya no somos tan blanditos. Además, a los juadores se les nota motivados y parece que se lo van creyendo. A ver si este año es el del despegue definitivo, el de la vuelta al lugar que nunca debimos abandonar.
Una pega: El último partido de liga será en el Reyno de Navarra. Me temo que ahí va a haber más que palabras. Quizá debiéramos plantear un desembarco masivo de rojiblanos en Pamplona para que los nuestros no estén solos. Además, en mayo ya hace buen tiempo.
Forza Atleti, oé.


2 comentarios:

elena dijo...

Antonio López no es de Marbella,ni jugó en el Marbella ni tiene nada que ver con Marbella (según están las cosas últimamente...),nació en Benidorm (Alicante).

Santi Riesco dijo...

Tienes absolutamente toda la razón. No sé en qué estaría pensando. Gracias por seguir el blog y por participar.
Saludos rojiblancos