lunes, 27 de septiembre de 2010

Carta a los Filipenses

Atleti 1 - Zaragoza 0

Queridos hermanos rojiblancos.
Ayer me hice, indefectiblemente, de Filipe Luis, o sea, Filipense. El menda pensaba que este chico era un holograma, un Cabrera cualquiera, una entelequia, el fiasco de la lesión interminable. Y no, queridos, ni mucho menos. Ayer lo único que vimos en el Calderón fue la gloriosa presentación de este brasileño pretendido por el Barça que prefirió las rayas rojiblancas y promete profundidad por la izquierda como dejó ayer patente en el único gol que nos sirvió para quedarnos los tres puntos. Por cierto, marcó Diego "Rantamplán" Costa, que sólo tuvo que empujar (y casi ni lo consigue).
Aparte de mi nuevo estado Filipense poco más queda del partido de ayer. Antes de entrar comentaba con mi hermano: "Lo de hoy es para salir muy cabreado o para salir como entramos". Y me equivoqué. Ganamos y salimos enfadadísimos. Sólo Filipe Luis (impresionante lateral, señores) y Godín (nada nuevo comentar su espectacular trabajo en el centro de la zaga) dieron algo que hablar. Tiago está perdido sin Jurado, Asunçao se rapó el pelo al cero y sus ideas creativas -como siempre- brillaron por su ausencia (aunque su trabajo al corte no fue nada desdeñable). Reyes estuvo desastido con un Perea correcto, rápido y sin hacer ninguna de las suyas. Domínguez, gris. Simao poco inspirado, Forlán absolutamente cabreado con la vida y Diego "Rantamplán" Costa a lo suyo. Menos mal que le rebotó el balón en el jugadón de Filipe y conseguimos quedarnos con los tres puntos.

La gomina de Muñiz
Lo del árbitro -ojo, hoy hablo del "cucaracha" porque hemos ganado- merece un parrafito para él solo.
Soy consciente de que árbitrar es difícil, pero aún más de que arbitrar tan mal es aún más difícil. El engominado asturiano nos empapeló a tarjetas de un modo absolutamente descerebrado, expulsó con roja directa a Reyes en un lance donde no había peligro, donde no había mala intención nada más que por parte del defensa, donde su única intención era expulsar a algún atlético porque no había conseguido que el Zaragoza nos marcase en un libre indirecto que se repitió por dos veces dentro del área por una cesión que fue más un despeje pero en la que los nuestros también tuvieron parte de culpa por echarse a la bartola y tomarse el partido de guasa.
Justo antes de la cesión Perea se desentendió de ir a por el balón en fuera de banda favorable que, por falta de concentración, pensó que era para el Zaragoza. En fin... espero que Quique S. Flowers, el sobrino de la Faraona, les cantase las cuarenta después del partido. Al menos llevaba cara de pocos amigos cuando el sinvergüenza del pito tocó el final (descontó cinco minutazos) y se dirigió a los vestuarios.
Decía que lo de Muñiz no tiene nombre porque no cortó el juego en ninguna de las jugadas donde algún jugador podía haberse lesionado. Leo Franco (ovacionado por dos veces) se lesionó; Godín, también lesionado tuvo que esperar a que sus compañeros echasen fuera la pelota para ser atendido (y luego los maños la devolvieron de aquella manera, o sea, sin echarla fuera, dando un pasecito cerca... en fin, que hay que acabar con esto de las pérdidas de tiempo, te la doy pero no te la doy, falsa deportividad y chorradas varias. Para qué coño están los árbitros).
Y aparte del penoso arbitraje y la calamitosa actuación del Atleti poco más queda por decir. El Zaragoza no existió y no hizo nada de nada. Un digno colista.
Ahora a ver qué pasa en Sevilla. Sería un buen momento para vengar la final de la Copa del Rey, para dejar claro quién es el equipo grande y recordarles a los sevillistas que aún les queda mucho para llegarnos a los tacos de las botas.

Vamos, Atleti, vamos.

4 comentarios:

JOSE I. FERNÁNDEZ dijo...

No me gusta que no juegue Godín en Sevilla, como tampoco que Manzano llegue justo ahora...

Al contrario que otros atléticos, creo que la roja es muy justa. No se puede lanzar el codo de la forma violenta en la que lo hizo Reyes, por mucho que luego el degfensa haga teatro (que eso ya es intrínseco en este circo...).

Por cierto, en la crónica del Barça me dijiste que debía hablar más de lo que me rodea porque no te mencioné, ¿no?

Jajaja, es que me había cascado ya mil palabras y dije "¿Y ahora esto dónde lo meto?".

Prometo mencionarte en un futuro cercano. Cuando nos tomemos algo un día fuera del estadio.

Por cierto, resultas más joven al natural, que seguro que te agrada leerlo. :D

Un abrazo

Santi Riesco dijo...

Tampoco me gusta a mí que no juegue Godín y que Manzano llegue al Cerdilla para recuperar a Luis Fabiano.
Lo de Reyes, como ves, es opinable (ya ha igualado a Arteche en expulsiones y tiene el récord de rojas en la plantilla. Más que Asunçao).
En cuanto a lo de incluir toques personales en tus crónicas, pensé que lo habías entendido bien porque la anterior, la del Valencia, estuvo genial con la cenita, los platos, el vídeo, tu madre... a eso me refería.
Y una lástima que no seas una rubia de 25 con ojos azules, de todos modos agradezco el cumplido. En mi familia todos somos así, al natural ganamos mucho.
Un fuerte abrazo.
¿Irás a ver al Leverkusen el jueves? Yo estoy dudando.

Miguel dijo...

Partido que estaba siendo hasta aburrido hasta que el gominitas decidio reventarlo pero bueno 3 puntitos y a pensar en el Sevilla que sin reyes...


PD: Me he cambiado de blog me harias un favor si me cambias el lik raciaas!!


www.lamiradadeneptuno.blogspot.com

Santi Riesco dijo...

Ya estás corregido e incluido en la lista.
Un abrazo, Miguel.